Segunda oportunidad


La gente sigue muriendo, pero siempre son los otros los que mueren, y el mundo sigue girando.

Un día seré yo el que muera, y tampoco me afectará.

No le tengo miedo a la muerte, a lo que le tengo temor es a los momentos previos.

Con esto me refiero a que no solo le temo al sufrimiento físico, que espero que sea lo menos posible, sino a los replanteos que uno se puede llegar a hacer en ese momento.

A veces pienso que ese momento ya existió, ya pasé por aquel momento previó a la muerte, y en una conversación con ese ser superior del que tanto dudé, y que era muy diferente a lo que la gran mayoría piensa, me concedió un gran e inesperado deseo, pero siempre que cumpla con una condición. Me dijo que iba a hacer que vuelva a mis 29 años, exactamente al 14 de octubre de 2013. No puedo negar que me sorprendió y alegró esa noticia, pero no dejaba de intrigarme cuál sería la condición.

En ese momento, me dijo que la condición era que disfrutase de cada instante, que no me preocupara por problemas banales, y que principalmente, me guiara por lo que sintiese mi corazón. Que no volviera a cometer los mismos errores que cometí en mi vida, que me guiara por mi instinto, porque como bien sabía, la vida pasaba demasiado rápido como para no hacer, o por lo menos intentar, lo que me gustaba.

Hoy cuando me desperté, me sentí de una manera especial, y por ahí esta historia que te conté no es sólo una historia, sino una forma de recordarme día a día, que no debo desperdiciar esta segunda oportunidad.

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegro, porque es uno de los objetivos de mi blog, el inquietar a quien lo lee.

      Eliminar

  2. No le podemos temer a la muerte porque es vulgar. El dolor es otra cosa es personal.
    No sabemos como ni cuando será el estreno de nuestra vida, por eso el ensayo debe ser divertido y satisfactorio. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero pensar que no es un ensayo, sino que estamos en plena obra y el género es la improvisación.

      Eliminar
  3. Sin necesidad de comprometerte, paso a avisar que apareciste por acá...

    http://invisiblemente.blogspot.com.ar/2013/10/los-once.html#award

    Fijate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me comprometés en absoluto, me siento libre de hacer lo que sienta, sin esperar consecuencias negativas de tu parte.

      A ver...me voy a fijar...

      Eliminar
  4. Tendríamos que descubrir, también, una manera de evitar perder las primeras oportunidades siempre...

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, no siempre se tiene la ventaja de que te den una segunda oportunidad.

      Eliminar
  5. Machado dice: "La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos."
    Ahora, qué bien estuvo esa jugada de los cielos, para darte una segunda vuelta. A vivir, nomás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero no ser un mal agradecido y hacer valer tal esfuerzo que hicieron para darme esta segunda oportunidad.

      Igual recomiendo no esperar la segunda oportunidad, porque a veces no llega. Hay que valorar y disfrutar de las primeras.

      Eliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?