Noticias de mañana



Hoy me desperté a la misma hora que siempre porque mi despertador, a pesar de lo que muchas veces deseo, nunca se equivoca y suena cada día a la misma hora.

No creo que haya hecho una rutina tan diferente a la que hacés vos todas las mañanas, excepto por el momento en que me puse a leer el diario. Como me suelen gustar los cuentos de ciencia ficción tengo la extraña manía de leer primero la fecha. Siempre creo que algún día, sin saber cómo ni de qué forma, me va a llegar el diario del día siguiente con las noticias y acontecimientos que sucederán en el día que estoy por vivir.

Ese día llegó. El 8 de Marzo de 2004 me llegó el diario con fecha del 9 de Marzo del mismo año. Lo primero que pensé es que era un error de impresión, pero al ver en la tapa que Boca Juniors había ganado el partido decisivo de la liga que se iba a jugar esa misma noche hizo que creyera más real lo que estaba viviendo.

Imaginé muchas veces lo que haría en ese momento pensando que alguna vez ocurriría, pero en ese instante me paralicé, no sabía qué hacer, mis manos no podían pasar las hojas y mi vista tampoco se animaba a recorrer los titulares.

De a poco me fui tranquilizando y leyendo hoja a hoja cada parte del diario, analizando y pensando todo lo que podía hacer con toda esa información por anticipado, desde jugar a la lotería, disfrutar de una inesperada lluvia de estrellas fugaces o ayudar en alguna injusticia, entre otra gran cantidad de cosas.

Salí rápido de mi casa sabiendo que tenía mucho por hacer, estando convencido que a partir de ese día mi vida cambiaría, y asi fué. Cruzando la avenida de mi casa un camión sin freno me atropelló y morí al instante, por suerte sin casi sufrimiento. Ahí me di cuenta que siempre me olvidaba de leer la sección fúnebre.

4 comentarios:

  1. En el bar:
    - Ese que siempre empieza a leer el periódico por las necrológicas, sale apuntado en ellas ¡y hoy precisamente no ha venido!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La contradicción que apareció en el peor momento.

      Eliminar
  2. Claro que, para aparecer en fúnebres, debemos dejar alguien que nos recuerde... o que al menos se aflija por nuestra muerte...

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso fue lo que sucedió después del accidente.

      Eliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?