No soy un cubo



No soy ni un redondel, ni un cubo. Tengo una forma especial y difícil de encajar. No voy a intentar encajar a presión, porque eso haría que se rompa parte de lo que soy. Si existe alguien con quien encajar, será un momento de felicidad el descubrirlo, pero sino, seré feliz igual, con mis formas extrañas que me hacen diferente al resto.

18 comentarios:

  1. No importa ser diferentes. Porque no existe un rompecabezas con todas piezas iguales. para encajar... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida no es un rompecabezas donde cada pieza sabe que tiene su lugar.

      Eliminar
    2. A veces, no encajamos en ninguna parte. Quizás porque somos muy diferentes al resto del rompecabezas pero cambiar nuestra forma para encajar sería dejar de ser nosotros mismos.
      No importa si encajamos o no lo importante es ser feliz con nosotros mismos sin traicionar nuestra esencia, porque como bien dices: “La vida no es un rompecabezas donde cada pieza sabe que tiene su lugar”
      Cariños…

      Eliminar
    3. Tampoco tengo claro si todos nacemos para encajar. Por ahí simplemente somos diferentes y vivimos así felices, sueltos.

      Eliminar
  2. la vida no es la que dice quien encaja o quien no... por algo estamos aca. los que ponen limites o tratan de excluir son las personas que no pasan de la mediocridad... pero esas personas no son la vida.. son los menos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que eso no sea una condición inherente al ser humano, sino una cuestión cultural que con el tiempo podamos modificar.

      Eliminar
  3. no existen piezas iguales, sólo hay que vivir con la forma que tenemos sin traicionarnos intentando de parecer una que simplemente jamás lograremos ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte no existen piezas iguales, la pregunta es si existen piezas complementarias.

      Eliminar
  4. Somos únicos, qué duda cabe... creo que es importante amar la diferencia que portamos. Y creo que si existe un complemento, éste jamás será total, lo que no quiere decir que sea malo...

    Me encantó. Muchas veces he tratado de encajar, y solamente sufro. Por lo tanto, amemos lo que somos y amemos las diferencias en otros. Sólo la tolerancia crea la armonía.

    Abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es no intentar amoldarnos al otro sólo por encajar, porque a la larga, a los que nos termina doliendo es a nosotros mismos, y no podremos, o debemos, culpar al otro por eso.

      Eliminar
  5. Me encantó... Es así, tal cuál, nunca mejor ilustrado por estos lares, Martín.

    ¡Abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Y habra que saber llevar las diferencias, no es facil, ... pero tampoco es facil ser lo que uno no es :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tengo ganas de ser lo que no soy.

      De las ganas a los hechos hay una diferencia lamentablemente.

      Eliminar
    2. Que gane el quiero la guerra del puedo

      Eliminar
    3. Parece que el puedo tiene armas químicas.

      Eliminar
  7. Otro hecho: la forma que somos cambia permanentemente. Donde encajamos hoy tal vez no encajemos mañana, y la persona que ahora nos complementa quizá no lo haga después.

    ResponderEliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?