Vida después del parto


Uno de los objetivos de este blog, es compartir cosas que me resultan interesantes y me dejan pensando. Te dejo este peculiar diálogo: 

En el vientre de una mujer embarazada se encontraban dos bebés. Uno pregunta al otro:

- ¿Tú crees en la vida después del parto?

- Claro que sí. Algo debe existir después del parto. Tal vez estemos aquí porque necesitamos prepararnos para lo que seremos más tarde.

- ¡Tonterías! No hay vida después del parto. ¿Cómo sería esa vida?

- No lo sé pero seguramente… habrá más luz que aquí. Tal vez caminemos con nuestros propios pies y nos alimentemos por la boca.

- ¡Eso es absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer por la boca? ¡Eso es ridículo! El cordón umbilical es por donde nos alimentamos. Yo te digo una cosa: la vida después del parto está excluida. El cordón umbilical es demasiado corto.

- Pues yo creo que debe haber algo. Y tal vez sea distinto a lo que estamos acostumbrados a tener aquí.

- Pero nadie ha vuelto nunca del más allá, después del parto. El parto es el final de la vida y a fin de cuentas, la vida no es más que una angustiosa existencia en la oscuridad que no lleva a nada.

- Bueno, yo no sé exactamente cómo será después del parto, pero seguro que veremos a mamá y ella nos cuidará.

- ¿Mamá? ¿Tú crees en mamá? ¿Y dónde crees tú que está ella ahora?

- ¿Dónde? ¡En todo nuestro alrededor! En ella y a través de ella es como vivimos. Sin ella todo este mundo no existiría.

- ¡Pues yo no me lo creo! Nunca he visto a mamá, por lo tanto, es lógico que no exista.

- Bueno, pero a veces, cuando estamos en silencio, tú puedes oírla cantando o sentir cómo acaricia nuestro mundo. ¿Sabes?… Yo pienso que hay una vida real que nos espera y que ahora solamente estamos preparándonos para ella..

11 comentarios:

  1. lindo relato, era justo para el día de la madre!... pero si lo pensamos (o no da? ja), los bebés no tienen ningún tipo de información, ni cultural ni científica... y a veces la religión (maliciosamente en alguna medida también), está asociada a la ignorancia... salu2...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y nosotros sí tenemos información? Ellos sí la tienen, pero no en igual medida que nosotros. Nuestro conocimiento también es muy limitado.

      Eliminar
  2. También estamos nosotros los extraterrestres, que ya habitamos el mundo. ¿Creerán en nosotros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé ellos, pero yo ni en mi msimo creo a veces.

      Eliminar
  3. ¡Qué hermoso Martín, me encantó; últimamente ando muy sensible, parece, a este tipo de cosas! jajaja.

    ¡Beso grande para vos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastante bien estás, yo hace 29 años que estoy sensible...

      Eliminar
    2. 19 y andamos... Así vivimos, al parecer, así vivimos... No está nada mal, después de todo.

      Eliminar
  4. creer mas allá de lo que se ve... tarea difícil. Aunque mucho más gratificante... Es decir, el bebé que creía estaba más feliz, independientemente que sea cierto o no lo que creía. Da para pensar..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pàra que vivimos? Creo que es para intentar ser felices, y serlo la mayor cantidad de tiempo posible, aunque estemos lejos de la verdad.

      Eliminar
  5. Al parecer, el cuento continúa, según he leído, y es más o menos así:
    Llega la hora del parto, y el gemelo aventurero y crédulo es el primero en nacer. Llora, siente frío, pero unos brazos cálidos lo toman y la voz de sus padres lo consuelan y acarician. El gemelo desconfiado y agnóstico lo oye llorar y se dice: ya decía yo que ahí no podía haber nada buen,o y se niega a abandonar lo que conoce: el calustro materno.

    Distintas perspectivas.

    Nunca se sabe qué es lo bueno que nos puede estar esperando si no nos atrevemos a salir de nosotros mismos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Probablemente todo momento revelador, comienza con un gran llanto.

    ResponderEliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.