Puente


Muchos asemejan a las relaciones entre las personas como puentes que uno va construyendo. A mi cerebro se le ocurrieron algunos paralelismos con los cuales seguro con algunos te vas a sentir más identificado que con otros.

Las relaciones con la gente que te rodea se pueden imaginar como puentes que vas tendiendo, al principio siempre son mas incertidumbres que certezas, porque no sabés muy bien que hay del otro lado. pero una vez construidos, si no los conservás ni cuidás, más temprano que tarde esos puentes se terminan destruyendo. Es verdad que también el puente se puede reconstruir, pero un puente reconstruido no es más que eso, una reconstrucción, pero ya no es el original.

También es real que sí fue construido sobre bases firmes y sólidas, por más que no se transite por mucho tiempo por ahí, difícilmente se destruya, sino que seguirá intacto hasta que alguno de los dos decida volver a caminarlo.

Es importante, para que el puente dure mucho tiempo, que se empiece a construir de los dos lados. No es necesario al mismo tiempo, pero si sólo se construye desde una parte sola, ese puente probablemente no tenga mucho futuro.

Cuando construiste un puente hace mucho tiempo, y hace bastante que no caminás por ahí, es natural que te dé miedo volver a transitarlo, porque ya no sabés si del otro lado sigue habiendo lo que en su momento supo haber. También puede ser real que al animarte a volver a caminarlo te termines sorprendiendo, ya que en lugar de estar todo abandonado, del otro lado hay alguien que te estaba esperando y que no cruzaba el puente por los mismos temores que tenías vos,

Existen también esos puentes que extrañamente tienen muros y obstáculos en el medio. Son relaciones que por una u otra razón no podrán romperse nunca, pero cada vez que querés caminar o avanzar por ese puente se te hace muy difícil.

No todos los puentes los empezás construyendo esperando o sabiendo que son para siempre. Hay algunos que sabés que son temporales, y al principio no los construís con los mejores materiales ni de la manera más correcta. Pero a medida que avanza el tiempo, te das cuenta que lo estas caminando más de lo que pensabas o deberías, entonces lo empezàs a reforzar, a arreglar, hasta sin quererlo llegás a construir un puente muy firme. El problema, como sabías desde un principio, es que por diversas razones hay que derrumbarlo, y cuanto más fuerte lo fuiste haciendo, casi de forma inconsciente, tanto más trabajoso y difícil te va a resultar derrumbarlo.

Hay personas que se sienten cómodas construyendo puentes elevadizos, es decir, que abren y cierran las relaciones con otra persona de una manera fácil y sin mayores problemas para ellos. El problema
es que si dejan el puente mucho tiempo levantado, después se puede oxidar y cuesta mucho, en caso de ser posible, que vuelva a su posición original para rehacer la relación.

Para terminar también están las personas que se la pasan construyendo puentes casi sin saber hacia donde, ni por qué lo hacen. A pesar de lo que aparentan, esas personas que se la pasan construyendo puentes sin tanta dedicación, al momento de tener algún problema y necesitar ir rápido hacia algún lugar, no sabe por cual puente ir, porque realmente no conoce ninguno demasiado bien.

Te aviso que esto no se me ocurrió bajo el estado de ningún alucinógeno, sino simplemente sobreoxigenandome mirando un puente.

28 comentarios:

  1. Has tendido puentes para todas las situaciones, casi, yo te doy otra: “A enemigo que huye puente de plata”, para facilitarle la retirada.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. je, me gustó ese puente! y con señalizaciones para que no se pierda...

      Eliminar
  2. Uy cómo me pegó esta entrada. Touché. Debo andar con la guardia bastante baja. Gracias...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la guardia baja no, eh? A reforzar los puentes entonces! :o)

      Eliminar
    2. Me acordé, un simple blog, del cap 93 de Rayuela que es como para enmarcarlo pero hay un párrafo sobre los puentes que no se sostienen de un solo lado. Martes reflexivo, este...
      Acá te copio un link que olo tiene para no copiar el párrafo del libro:http://nosoyliteratura.blogspot.com.ar/2009/10/capitulo-93-de-rayuela.html

      Eliminar
  3. Pues si señor, si el puente se construye primero de un lado y después de otro, hay peligro de derrumbe.
    Si una relación de amistad o de pareja no marcha a la par, el puente es inestable e inseguro.
    Si transitas un puente y dejas de transitarlo es porque nuna fué importante pasar por el.
    Por todas estas cosas creo es importante saber qué tipo de puentes queremos cruzar, y creo vale la pena, los puentes pueden ser algo hermoso: Unidad.

    Como siempre, me encantan tus entradas.

    Saludos y linda semana restante

    P.D: Sigo construyendo puentes, algunos se caen, pero otros permanecen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea. Que un puente se nos haya caído, no implica que no seamos buenos constructores, sino simplemente tal vez no era nuestro camino

      Eliminar
  4. En este último tiempo he decidido truncar todo acceso a mi puente!!!

    P.D.:Creo que no supe seleccionar sesudamente quién tenía acceso a el y por eso hoy estoy parada a la defensiva anque negando el ingreso...

    Si bien todo pasa,estoy trabajando para construir un acceso libre de invasiones,no se me esta haciendo fácil,como todo lo bueno y que se hace para bien,llevará su tiempo!! :)

    BESITOS FREE PASS ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, que quien de verdad quiere llegar a tu vida, va a encontrar ese huequito que dejaste libre para construir su puente y llegar a vos.

      Eliminar
  5. Un excelente simbolismo has encontrado y has analizado en forma resumida pero abarcativa un aspecto importante de la construcción de vínculos. Se me ocurre que también sería importante construir el puente que permita al Ser íntimo, emerger de nuestro interior.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estaria mal, pero más que un puente sería un túnel hacia nuestro interior.

      Eliminar
  6. Gracias por entrar a mi blog. Por el hecho de hacerlo y porque eso me ha permitido conocer el tuyo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada...y espero que si te diste una vuelta, te haya gustado.

      Eliminar
  7. Hola! gracias por tu visita! Me encanto tu blog, me quedo por acá y te sigo claro! Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado! y siempre serás bienvenida!

      Eliminar
  8. Hola! Antes que nada queria agradecerte la visita a mi blog y tu comentario. Y luego decirte que esta reflexión sobre los puentes me pareció fantástica. Realmente muy buena!
    Sigo paseando por tu blog,
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Siempre es alentador recibir buenas críticas, y espero que pases un momento agradable dando vueltas por acá...

      Eliminar
  9. Gracias por tu visita.
    A mí me ha encantado pasear por tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que mi blog resulte un lindo paseo...

      Eliminar
  10. Yo casi me mareo viendo la foto. Creo que he pasado por todos esos tipos de puentes que describes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. .Me faltó algún paralelismo con los puentes movedizos!

      Ese puente fue el que me inspiró esta entrada, y por suerte no me mareó

      Eliminar
  11. ¡Aaaaaay! ¡Me asusté con la araña del costadito!! Y ahora olvidé lo que quería escribir al respecto.

    ResponderEliminar
  12. Hola:

    llego por primera vez a tu simple blog y me gusta, estoy seguro que regresaré.

    un gusto leerte Mario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay una primera vez, pero a veces es más importante que exista una segunda.

      Eliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?