Google un poroto


Hay muchos buscadores en internet. Obviamente el más conocido es Google, otros podrán decir que es Yahoo, y también hay varios más, algunos especializados, otros varian de acuerdo al idioma, pero todavía ninguno superó un buscador que existe hace millones de años.

Ese buscador es nada más y nada menos que nuestro cerebro. No solo uno puede buscar cosas por palabras o imágenes, como en Google, sino también por sonidos e incluso hasta por olores.

Seguramente alguna vez en un bar escuchaste una canción, y esa melodía en cuestión de milésimas de segundo hace que tu cerebro se llene de imágenes y momentos vividos que esa canción te hace recordar.

Lo mismo con las palabras. Varias veces escuchaste alguna frase de alguien dicha por ahí, y eso te hizo acordar a otro lugar, otra persona y otro momento, pero en el cual alguien también dijo esas mismas palabras.

Una de las búsquedas más sorprendentes es la de los olores. Caminando por la calle, entrando en algún local, o incluso en la casa de un amigo, sentís ese olor, y tu cerebro se llena de recuerdos.

El único problema que existe es que, por ahora, es un buscador involuntario. Esto quiere decir que no lo podemos controlar. Al sentir ese olor, escuchar esa canción, o ver esa imagen, esos recuerdos vienen inmediatamente, pero en forma involuntaria, sin que sea controlada por nosotros.

5 comentarios:

  1. Hola! Hoy encontré tu blog y ya me leí unas cuantas entradas, me gustó mucho :)
    Mi marido me contó que un escritor que no recuerdo ahora, dijo (o escribió, si vamos al caso) algo así como que todos los buenos recuerdos pasados causan la nostalgia de saber que no vamos a volver a vivirlos, lo que yo resumo como que todos los recuerdos felices, te traen tristeza.
    A mi al menos me pasa así, y me ha pasado miles de veces sentir aromas y automáticamente, querer llorar.
    Es cierto que estaría muy bueno poder controlar ese buscador...
    Sigo leyendo, un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. y asi es como hoy, no he podido dejar de pensar en el...

    ResponderEliminar
  3. Es inevitable y automático. Cualquier cosa puede llevarnos a recordar miles de situaciones y sentimientos.

    ResponderEliminar
  4. primera vez que ando por aca, lindo lindo. seguire pasando!

    ResponderEliminar
  5. Hoy me castigo con Martín y no con Martini, como desearía. Ahí creería en dios: si me trajera Martini. TE CORRIJO LA IDEA: no somos buscadores: somos buscados o encontrados: es obvio que si lo exterior-interior es agredido por el mundo---NO SOMOS BUSCADORES---o bien buscamos las tonterias que llamamos NUESTRA VIDA. Pero tenemos lo que el azar nos da, no lo que buscamos, como si pidieramos un Skoda 52 y nos dieran una bicicleta, o pidieramos a Thora Birch y nos dieran un travesti..., nuestro cerebro es un falso buscador, mejor seria decir que cualquier colectivo lo deja bien...
    Decir "buscador involuntario" es una "contradiccion en el adjetivo"

    ResponderEliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?