Dentista

Para mi los potenciales asesinos seriales, si fueron criados en una buena familia y bien educados, se transforman en dentistas. Conviven todo el tiempo con el sufrimiento ajeno que ellos causan a través de esa arma mortal que es el torno, y que con solo escucharla en la sala de espera hace que uno ponga en duda si no prefiere morir a causa de un problema en la dentadura antes que someterse a que ese aparatito siquiera toque parte de nuestra boca.





5 comentarios:

  1. Hace poco una amiga elaboró esa misma teoría.
    Pero mi dentista igual no entra en la lista, es una genia ♥

    ResponderEliminar
  2. Ni que lo digas. Hace un rato volví de mi odontóloga agradeciendo su buen pulso.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Siempre pensé lo mismo. La profesión requiere un nivel de morbo pocas veces visto en un mortal.

    UPR ahora también en twitter: @unpocorara
    Por la conquista del mundo!

    ResponderEliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.