Camila



Mi nombre es Camila, aunque nunca me gustó mucho mi nombre mucha gente me dice que es lindo, y yo para no dar demasiadas explicaciones con una tímida sonrisa asiento cada vez que me lo dicen. Para serte sincera, tampoco escuche nunca a alguien que se acaba de presentar que le digan que su nombre es feo. Yo hubiese preferido Alfonsina o Felicitas.

Trabajo en una oficina con mucha gente, pero somos tres mujeres nada más entre una veintena de hombres. Silvia es una señora casada de más de 50 y Paula está poco en la oficina, porque se la pasa visitando clientes.

Toda esta introducción se está haciendo larga porque me da vergüenza decirte que me gusta Javier. Hace 5 años que está en la empresa y ya es supervisor, es un poco introvertido, pero en los almuerzos compartidos es divertido, simpático y suele ponerse colorado cuando las charlas son un poco subidas de tono. Cuando paso por delante de su escritorio no puedo evitar mirar lo que está haciendo, y no sé si tendrá un detector, pero cada vez que lo miro, él sube la mirada, yo le regalo una sonrisa y él me la devuelve. Son esos pequeños momentos de felicidad que tengo dentro de esta oficina.

Nunca me invitó siquiera a tomar un café a la máquina que hay en el pasillo, excepto que venga con otro compañero que ahí sí me invita a ir con ellos.

¿Por qué no me animo yo a invitarlo a tomar algo? ¿Por qué tengo que esperar que me invite él?

Tengo miedo algún día enterarme que está saliendo con una chica y arrepentirme mucho de no haberme animado a invitarlo a compartir algún momento juntos. Lo veo venir ese momento, pero a pesar de eso sigo acá, estancada en mi escritorio, escribiendo estas palabras.

12 comentarios:

  1. "Las personas deberían saber decir lo que quieren" (Película 500 días juntos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa frase que subí al facebook del blog, fue la que me inspiró esta historia.

      Eliminar
  2. A veces, el silencio nos hace perder un gran amor.
    Un a entrada para reflexionar.
    Cariños.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ahi Javier no era para Camila, no lo sabremos, el problema es que parece que ella tampoco lo sabrá.

      Eliminar
  3. Es mejor un no que quedarse con esa duda de "y si lo hubiera hecho"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente Camila piense lo mismo, pero pasar a la acción es extremadamente dificil muchas veces,

      Eliminar
  4. Camila es un nombre precioso y estupendo para empezar a plantearle al chico que le gusta, tiene algo especial..
    Lo peor es arrepentirse de lo que pudo haber sido y no fue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La subjetividad de los gustos de los nombres.

      Tracy, Camila lo tiene claro, pero pasar de la teoría a la práctica le resulta muy dificil.

      Eliminar
  5. Ay.. camila.... ojala que pronto se anime... ya que vivir con un "que hubiese sido" es mucho mas difícil con un "no funciono"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que un "no funcionó" es un dolro fuerte, intenso, pero corto, comparado con un dolor permanente en el caso del "qué hubiese sido".

      Eliminar
  6. Cuantas veces me habrá pasado esta situación. Algunas y nunca actué como debería haber hecho, excepto una. Entonces le propuse salir a ella y ella me miró y negó y contestó que era un buen chico pero que ya estaba comprometida...
    Volveré a intentarlo en otra vida o en esta?

    Un buen relato real...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es riesgoso esperar a otra vida, porque no sabemos si la hay, pero sí estamos seguros de que estamos viviendo está y hay que arriesgar por lo que sentimos, ateniéndonos a las consecuencias,

      Eliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?