¿A qué jugamos?



No sé muy bien por qué lo “juegos de chicos” son de chicos, y no de grandes también.

En algún momento, que no tengo claro cuando es, ni cómo ocurre, uno deja de proponer la escondida, la mancha, el pato-ñato para jugar cuando se junta con sus amigos.

Espero que el pudor y la vergüenza no tengan otra vez que ver con esto de ser políticamente correcto y afectar nuestra diversión.

Te sugiero la próxima vez que te juntes con tus amigos proponer alguno de estos juegos, a ver cual es su reacción.

11 comentarios:

  1. a los adultos se nos olvida jugar, el niño interno se queda dormido hasta que nacen los hijos y lo volvemos a recordar, pero de una manera diferente, sin inocencia...
    (hay algunos juegos que ya por estado fisico no puedo jugar!!!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el objetivo no es ganar, sino divertirse, reirse y pasar un buen rato...podés jugar sin problemas!

      Eliminar
  2. No tenemos muchos lugares para esos juegos, casi ni las niñas de ahora los juegan, pero en alguna ocasión, una, o dos, hemos jugado las mayores (casa rural alquilada 20 mayores, 17 menores).
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que siga habiendo gente con ganas todavía, aunque también es verdad que el contexto no ayuda a veces.

      Eliminar
  3. Recuerdo en una ocasión, hará un año, en una estación de trenes de Barcelona, una amiga yo reparamos en un grupo de chavales sentados en corro en el suelo (a esas edades ya se sabe...) y nos acercamos a preguntarles si querían jugar al "Tomatomatetomaló, hiahiaoh! (no sé si se escribe, es la primera vez en mi vida que lo hago)

    No quisieron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos se lo perdieron...!

      Me hiciste pensar en la cantidad de palabras raras que pronunciamos pero que en nuestra vida las escribimos...

      Eliminar
    2. Verdad que sí? Es un momento en plan: "acaco de regresar de Nunca Jamás"

      Eliminar
  4. Los adultos siempre tienen miedo del qué dirán, incluso del qué dirán de su grupo más íntimo de amigos, por eso no se atreven a hacer ciertas cosas.

    Los niños no tienen ese problema.

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los únicos que no tienen miedo al qué dirán son los niños y los políticos.

      Eliminar
  5. Creo que el "hacer cosas serias" hace que nos olvidemos de las cosas importantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quien nos obliga a eso? ¿La sociedad? ¿Podemos hacer algo para además de asumir responsabilidades seguir divirtiendonos como lo hacíamos de chicos?

      Espero que nadie diga que los chicos se divierten porque no tienen problemas, porque si los tienen, y para ellos son tan importantes como para nosotros los nuestros.

      Eliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?