Otro delirio sobre el amor

Dejando que mi cerebro delire un poco me surgió lo siguiente:

Cuando uno ve a una persona que le resulta atractiva, lo primero que le atrae es el físico. Uno puede sentir algo especial, o creer que es amor a primera vista, pero en realidad lo que existe es una atracción a lo que uno vé. A medida que uno comienza a conocer a la otra persona, ese deslumbramiento puede ser aún mayor, o esas mariposas que uno sentía en la panza de a poco se pueden ir yendo, porque la personalidad, forma de ser, o valores de la otra persona, no resultan afines a uno.

En ese caso la “relación” tiende a fracasar, o generalmente ni siquiera empieza. Si no es una diferencia extrema en la que uno se da cuenta de que no hay compatibilidad, puede haber varias salidas antes de que uno note que no tiene mucho futuro. Al existir una atracción física, esa decisión puede dilatarse más, o menos, pero difícilmente prospere por mucho tiempo.

Imaginemos por un momento que la belleza física se mostrara por la compatibilidad que existe entre vos y la otra persona. Es decir, que cuanto más compatible son tus valores, y forma de ver la vida con la otra persona, más linda físicamente la ves. En ese caso uno sentiría atracción no por el físico en sí, sino que uno sabe que esa belleza que observa se debe a la compatibilidad que existe con uno.

El pequeño problema es que después de algunas salidas esa belleza física va desapareciendo y la otra persona va tomando de a poco su verdadero aspecto. No cambia de ningún modo su forma de ser, simplemente ya no se refleja en el físico y vuelve a ser como realmente es.

Lo que me surge la duda, es si en ese caso habría más rupturas de la relación, o más bien, si se terminarían más relaciones por este motivo, que por el que te comentaba al principio.

Para decirlo más claro. En el primer caso hay una atracción física, y si no hay compatibilidad en cuanto a la personalidad o valores, la relación suele fracasar. En el segundo caso uno se sentiría atraído por la personalidad, y luego conocería como es físicamente la otra persona.

Lo que creo es que si las cosas se dieran de esta segunda manera, habría muchas menos rupturas incipientes al comienzo de una relación, porque finalmente uno se termina enamorando mucho más de la persona que del físico.

P.D.: Si entendiste lo que quise decir, te ganaste un premio que podès retirarlo de 19:00 a 19:05 los primeros jueves de cada mes, siempre que sea luna llena.

7 comentarios:

  1. Es razonable tu conclusión, más allá que la tracción física y la compatibilidad, no parece que sean fenómenos totalmente independientes porque, cuando los que ven la belleza (valor subjetivo) son los ojos del corazón la misma se va acrecentando con la belleza del alma; a su vez la belleza física, hace que se soslayen algunos "inconvenientes" de carácter, aunque esta segundo fenómeno es muchísimo más superficial.
    Voviendo al principio, coincido con tu apreciación.
    El próximo jueves de luna llena es el 20-12-12.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Has descrito muy bien las dos posibles situaciones, es más común que el amor prospere cuando la atracción se centra en la personalidad, pero la atracción es fundamental (sea física o la forma de ser).
    Lo del premio no entendí....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Evidentemente hay que cultivar nuestro interior ...que el "envase" que traemos, atractivo o no, no construye felicidad alguna. Una persona con buenos propósitos y valores, consecuente en su actuar con lo que habla, y que suele ocuparse en los demás bastante más que estar atento a lo que le sucede a si mismo, esa es una persona absolutamente atractiva para mi...

    Gracias por pasar por uno de mis blogs.
    Te invito al de poesía también, si lo deseas.

    Un beso, y abrazo.




    ResponderEliminar
  4. jaja, si entendì lo que quisiste decir...
    El tema del amor es complicado pero maravilloso y tan variado como seres hay en el mundo, las relaciones pueden prosperar y fracasar por miles de motivos.
    gracias por tu visita.
    Besitos.



    ResponderEliminar
  5. Yo no voy a ser hipócrita (¡hablo de mí, por favor!), a mí me atrae una persona desde lo físico, luego puede o no asociarse a lo espiritual, pero jamás me pasó enamorarme de una persona con gran personalidad y muy fea. Llámenme superficial, lo acepto.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  6. Estoy segura que lo primero es
    lo físico,salvo que le conozcas
    y frecuentes con esa persona y mas
    tarde terminas enamorado/a y lo físico cuenta menos.
    No se, es un tema!
    Saludos
    poppy

    ResponderEliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?