Directamente Proporcional

Las siguientes son cosas que definitivamente son directamente proporcionales, es decir, cuando aumenta una, indefectiblemente aumentará la otra:

+ El frío que hace en la calle y el olor a cigarrillo que hay en los baños de las oficinas.

+ La necesidad de llegar temprano a algún lado y la demora que hay en el transporte público.

+ Las pocas ganas de salir un sábado a la noche y la cantidad de propuestas que uno tiene.

+ La percepción de belleza que se tiene de una persona y la percepción de estupidez que se tiene de su pareja.

+ El hambre que uno tiene y las pocas cosas que hay para comer en la heladera.

+ Lo que te gusta una canción y la probabilidad de que se te acabe la batería cuando la estás escuchando.

+ La importancia de un almuerzo de trabajo y lo fea que es la comida que sirven.

5 comentarios:

  1. el desinteres en una persona, y su interes por ti.

    ResponderEliminar
  2. Estando en el colectivo mirar con fastidio a quien tenes al lado y estar tirandote un pedo.

    ResponderEliminar
  3. Jaja, mató la de mirar a tu compañero pasajero en el bondi y tirarse un pedo. Lo voy a poner en práctica. Buen post, y me copó cómo te definiste: macanudo. Jaja. Buena palabra.

    ResponderEliminar
  4. Que en una reunión el dueño de casa esté siempre con el perro a su lado y que este hombre sufra de incontinencia de gases olorosos.

    ResponderEliminar
  5. La cantidad de días que lleves sin sexo y la histeria que tengas.

    ResponderEliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?