Juventud


“Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros.”(Sócrates (470 AC-399 AC) Filósofo griego)

Probablemente esta frase te resulte conocida y no precisamente porque lo escuchaste a Sócrates decirla e incluso ni siquiera sabías que la había dicho él.

Seguramente la dijeron tus abuelos sobre tus padres, tus padres sobre vos y vos la dirás sobre tus hijos. Entonces yo me pregunto ¿Son los jóvenes los que cambian o somos nosotros que cuando crecemos tenemos otra percepción sobre la juventud?

10 comentarios:

  1. Cambiamos nosotros, nos hacemos mas materialistas y cascarrabias. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría somos conscientes de eso, y nos prometimos no ser asi cuando fuimos jóvenes, sin embargo, parece que no dá muy buen resultado.

      En alguna canción alguien dijo “de grande no quisiera ser mayor”.

      Eliminar
  2. Muy buena tu apreciación sobre la cita de Sócrates,de mayor nunca quisiera ser mayor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno, es que depende en gran medida de vos.

      Eliminar
  3. De todas formas, sin pensar qué es lo que cambia, aveces es preferible conservar ciertas conductas de cuando uno era joven y no contaminarse con otras cosas a medida que va creciendo. En este sentido, de todos modos, es muy relativo. Depende qué nos toca en suerte...

    ¡Besos!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo extraño es que aquello que queremos conservar cuando somos jóvenes, es precisamente aquello que criticamos a los mismos cuando somos mayores,

      Eliminar
  4. Creo que la el joven ve insulsa la perspectiva de los niños y estos la de los adultos.
    Las etapas de la vida nos hacen ver la vida desde otras perspectivas.

    un gusto visitar tu blog Mario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que ser conscientes que ver la vida desde otra perspectiva no implica tener razón.

      Eliminar
  5. Martín, te rejo mi opinion: Creo que es bueno cada tanto recordar la frase porque demuestra que en definitiva los cambios son continuos y los puntos de vista amplios, no todos los cambios son buenos ni todos son malos.
    Sucede que a medida que envejecemos no nos sentimos tan fuertes ni tan seguros como cuando eramos jóvenes como para vivir los cambios con la misma intensidad y pasión y además ya hemos pasado muchos potenciales a realidades que no queremos perder, por eso surge el miedo a cambiar que resulta en resistir o juzgar lo que viene. Un abrazo, muy bueno el blog!!

    ResponderEliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.