¿Para qué sirve pedir un deseo?


Dicen que cuando uno se pone un objetivo el mismo debe poder rmedirse, es decir que se pueda determinar si el mismo se llevó a cabo con éxito o no. No sirven objetivos etéreos en los cuales cuando uno tiene que hacer un análisis de cumplimiento del mismo no tenga forma de hacerlo.

Igualmente dicen los que saben que hay algo peor, que es ponerse un objetivo y que finalmente nunca midamos si lo cumplimos o no.

Algo parecido pasa con los deseos. Mínimo hay dos veces en el año en que pido deseos, que es fin de año y mi cumpleaños. Generalmente son 6 por año entonces, aunque es verdad que algunos los repito cumpleaños tras cumpleaños, y año tras año. A esos hay que sumarles deseos por ver alguna estrella fugaz, ver una vaquita de San Antoño y un sin fin de momentos o actos en los cuales dicen que trae buena suerte pedir un deseo.

El problema de esto es que nunca me pongo a fijar si finalmente se cumplen mis dedeos, aunque si hay deseos que los repito debe ser porque no se me cumplen, o es verdad que si se cumplen pueda ser que los repito para reafirmarlos.

Como no hago un estudio de cumplimiento de deseos, no sé cuán efectivos son. No sé si una estrella fugaz es más efectiva que el deseo de fin de año, o quedarse con la ceja pegada en el dedeo vale más que quedarse con la parte del huesito del pollo.

Ahora bien, en caso de no cumplirse, ¿se puede hacer algún reclamo? ¿para qué sirve ponerse a pedir deseos si muchas veces no se cumplen? ¿tiene sentido desear algo que tenemos el 100% de responsabilidad de que ocurra o sólo se debe desear algo que su cumplimiento no depende de nosotros?

Yo igual voy a seguir pidiendo los deseos cada vez que pueda, y no para pedirle a un ser superior que haga el trabajo por mí de las cosas que quiero, sino para reafirmar y ser consciente de las cosas que me gustaría que pasen y no olvidarlas dentro de la rutina de mi día a día.

9 comentarios:

  1. Si la vida fuera cuestión de suerte, muchos no estaríamos aquí hoy, ni mañana, ni tampoco ayer.

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la suerte está más relacionada con ver la parte positiva de los acontecimientos que otra cosa.

      Eliminar
  2. Pedir un deseo sirve para tenerlos en claro cuales son.
    Lo que no es poco, aunque sería mejor su cumplimiento, obviamente.

    Segundo demiurgo en comentar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso creo que se trata, y es un poco lo que comenté en la entrada, a mi me sirve para reafirmar lo que quiero y si es un deseo recurrente es porque no estoy poniendo el foco en cumplirlo con la energía que debería probablemente.

      Eliminar
  3. Nosotros tenemos que luchar por nuestros deseos, no debemos ponernos metas muy altas para no decepcionarnos, pero a deseo conseguido, deseo prometido. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo reconocer que tal como dicen que las brujas no existen, pero que las hay las hay, lo mismo con los deseos. No sé si creo mucho en que se cumplan por el solo hecho de desearlos, pero por las dudas los pido.

      Eliminar
  4. Sirve para saber lo que realmente quieres. Si te preguntan, ¿qué deseas? y tienes un segundo para contestar el lapsus de tus subconsciente hará el resto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Eso quiere decir que siempre el subconsciente tiene razón? Lo voy a consultar mas seguido entonces,

      Eliminar
  5. Razón, no sé... Pero seguro que sabe lo que quieres realmente...

    ResponderEliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?