¿Qué loco el clima, no?


Propongo que los lunes esté prohibido hablar del clima.

Existen dos posibilidades, o habría mucho más silencio en los lugares que frecuentamos, o nos veríamos obligados a ponernos a hablar sobre otros temas.

La primer opción puede parecer poco interesante, pero no lo creo así, y no por el silencio en sí, sino porque sería un silencio sincero, es decir, si no hay nada que decir, ¿por qué forzarlo? Cuán bueno sería que ese silencio nos provocara la misma tranquilidad que el transcurso del tiempo mientras hablamos del clima. Nos permitiría pensar en diferentes cosas y no “molestar” a nuestro cerebro hablando sobre temas que parecen poco relevantes.

Aceptar el silencio como algo natural y no incómodo, sería una gran evolución.

10 comentarios:

  1. Pues a mí el silencio de convento de clausura que me rodea me pone de los nervios... Dios bendiga al inventor de los auriculares y la música...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que el que no aguanta el silencio es porque tiene mucho ruido dentro suyo.

      Eliminar
  2. el silencio aveces habla muchas cosas, solo es cuestion de escucharlo ,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También puede ser que no haya nada que decir, y no está mal asumirlo como tal.

      Eliminar
  3. a mi solo me molesta a los que hablan bien de la lluvia, a esos los odio ja... salu2...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá tenés un servidor más a quien odiar.

      Nada es bueno o malo per sé.

      Eliminar
  4. Si nos mantuviéramos en silencio demostraríamos dos cosas, inteligencia o falta de opinión. Pero me gusta el silencio ¿Quién dijo: procura que tus palabras sean mejores que el silencio? Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También puede ser falta de ganas de emitir una opinión.

      Si me basara en esa frase, me mantendría callado más de lo que lo hago, seguro.

      Eliminar
  5. Sobretodo se debería prohibir en los ascensores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si además de eso, se prohíben los espejos en los ascensores, se provocaría un gran caos global.

      Eliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?