Me equivoqué


Últimamente estoy pasando por una etapa donde me hago muchas preguntas. En algún momento, no sé si en este blog o en el otro, dije que creía que al momento de no hacerme más preguntas me sentiría en un estado que podría asemejarse, en lugar de a la plena felicidad como muchos piensan, a la muerte.

Lo que me pregunto esta vez es qué pasaría si todos, sin pudores ni vergüenzas, admitiéramos nuestros errores sin excusas.

No digo andar diciendo por ahí todo el tiempo las cosas que hicimos o nos salen mal, pero si, en caso de que lo amerite, admitir que nos equivocamos.

Yo lo vengo aplicando desde hace bastante tiempo y la verdad los resultados son muy buenos. No sólo en lo personal, que uno se siente más aliviado al admitir un error, porque no tiene que andar inventando, y luego sosteniendo, una excusa que uno no se cree, sino que generalmente es muy valorado por el otro recibir tal sinceridad a la cual no está acostumbrado.

Incluso en medio de una discusión, admitir ciertos errores descoloca a la otra persona, porque generalmente las personas no están acostumbradas a escuchar admitir a la otra que cometió ciertas equivocaciones. No tiene sentido que te siga culpando de algo sobre lo cual ya admitiste tu equivocación.

Además creo que hoy a mucha gente le da vergüenza, o cree que va a ser condenada por admitir un error, y por eso no lo hace. Si todos empezáramos a reconocer nuestros errores ya no sería visto como un punto sensible a atacar y podríamos concentrarnos en discutir aquellos puntos sobre los cuales aún no hay una conclusión clara.

Sumado a lo anterior y para terminar, se duerme mejor admitiendo cuando uno se equivoca y no pensando en las excusas.

12 comentarios:

  1. Admitir errores...no escuchar a nuestro ego...sentirte tan seguro como que la mirada del otro no te afecte....Esto es el principio de sentirse en paz con uno mismo. Lo difícil es ser una hoja en el viento del otoño y sentir que no tiene importancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo prefiero no ser una hoja en el viento, todo lo contrario, quiero que mis decisiones dependan de mi y hacerme cargo de eso.

      Eliminar
  2. Te digo de verdad, que a mí no me cuesta ningún trabajo admitir que me he equivocado, pero hay gente cercana a mí.... uffffffffffffffff que ni a la hora de la muerte. y yo me pongo de los nervios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No será una equivocación ponerte de los nervios? A la otra persona no creo que le afecten tanto tus nervios y la que termina perjudicada sos vos.

      Eliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo. Yo hace tiempo que aprendí a reconocer mis errores, me costó bastante, pero al fin y al cabo es aprender algo nuevo, después te sale con naturalidad. Igual que a vos me ha dado buenísimos resultados, en todos los ámbitos de la vida.
    Un beso, muy buena reflexión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además implica un mayor esfuerzo andar pensando en excusas que simplemente admitir un error. Lo hace todo mucho más simple. Me alegro que a vos también te haya dado muy buenos resultados.

      Eliminar
  4. Muy buena reflexión. Me gusta todo lo que me hace sentir más liviana.
    No tener que sostener mentiras está bueno. Admitir errores suena bien, lo voy a llevar a la práctica (consciente).
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero es intentarlo, y después llevarlo a la práctica, porque muchas veces uno se da cuenta que se está excusando demasiado tarde.

      Eliminar
  5. Es realmente bueno poder admitir que nos hemos equivocado, eso nos hace sentir bien con nosotros mismos y se refleja en el comportamiento de los demás.
    Muy buena reflexión!!!
    Cariños......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo visto estamos todos, o la mayoría, bastante de acuerdo. Es cuestión entonces de dar el primer paso y empezar, porque en la práctica, admitir un error, no es una costumbre muy vista.

      Eliminar
  6. Reconocer que uno se equivoca y pedir disculpas cuesta mucho, supongo que ahí actua el ego de cada cual. Personalmente no me cuesta nada reconocer mis errores y pedir perdón cuando algo ha molestado. Igual estas personas, pueden no hacerlo porque tienen una autoestima muy baja y es la forma que tienen para afirmarse o porque la tienen tan alta que se piensannpor encima del resto.
    Sea lo que fuere, uno duerme mejor recocociendose lo bueno y lo menos bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa sería una buena pregunta, ¿uno no reconoce el error por el otro o por uno mismo?

      Eliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?