Miedo más profundo

Hay personas que inspiran, y Nelson Mandela es una de ellas:


Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Es nuestra luz, no la oscuridad lo que más nos asusta.

Nos preguntamos: ¿quién soy yo para ser brillante, precioso, talentoso y fabuloso? En realidad, ¿quién eres tú para no serlo?

Eres hijo del universo. El hecho de jugar a ser pequeño no sirve al mundo. No hay nada iluminador en encogerte para que otras personas cerca de ti no se sientan inseguras.

Nacemos para hacer manifiesto la gloria del universo que está dentro de nosotros. No solamente algunos de nosotros: Está dentro de todos y cada uno. Y mientras dejamos lucir nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo. Al liberarnos de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los demás.

Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos sin límite.

Nelson Mandela

En 1962 fue arrestado y condenado por sabotaje, además de otros cargos, a cadena perpetua. Estuvo 27 años en la cárcel, la mayoría de los cuales estuvo confinado en la prisión de Robben Island. Tras su liberación el 11 de febrero de 1990, Mandela lideró a su partido en las negociaciones para conseguir una democracia multirracial en Sudáfrica, cosa que se consiguió en 1994 con las primeras elecciones democráticas por sufragio universal. Mandela ganó las elecciones y fue presidente desde 1994 hasta 1999. Su prioridad estuvo frecuentemente en la reconciliación nacional. Recibió más de 250 premios y reconocimientos internacionales durante cuatro décadas, incluido en 1993 el Premio Nobel de la Paz.

6 comentarios:

  1. Tipo groso si los hay. Estoy tratando de que mis alumnitos de primaria lo sepan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ejemplo de vida, cada vez que uno se interioriza más de su vida, más lo admira.

      Gracias por compartirlo con tus alumnos, es la única forma de que su historia siga viva.

      Eliminar
  2. Gracias Martín por recordarnos mensajes como los de Mandela y por regalarnos un poco más de tu luz.
    Maria H

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada! Para eso uno tiene un espacio como este, para compartir.

      Eliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?