Sin auriculares

Cuando uno se olvida los auriculares al ir al trabajo, a la facultad o a algún lugar el cual uno va en forma rutinaria, no le queda otra cosa que hacer más que pensar. Digamos que cuando uno escucha música hace que el cerebro se relaje y disfrute, pero si no existe esa música, nuestra cabeza se pone a trabajar. Eso mismo me pasó a mí el otro día, me olvidé los auriculares y, para variar, mi cerebro se puso a filosofar.

La pregunta que me hizo fue: ¿Cuál es el objetivo en la vida? ¿Para qué uno hace lo que hace? A pesar de lo que podés llegar a creer, la respuesta me resultó muy fácil y no tuve que pensar demasiado. Todo lo que se hace debería tener como objetivo ser feliz, ni más ni menos.

A pesar de la tan obvia respuesta, naturalmente vos seguro hacés cosas en tu día a día que no te hacen feliz. La mayoría de cosas que hacés que no te hacen feliz, es porque a pesar de que intrínsecamente no lo hacen, su resultado es un medio para lograr hacer algo que sí verdaderamente te hace feliz, por lo tanto es un esfuerzo para lograr tu objetivo.

En lo que creo que habría que ponerse a trabajar, es en esas cosas que no te hacen feliz, ni tampoco son un medio para lograr algún momento de felicidad. En principio deberías intentar evitarlas, y si no notás ninguna consecuencia negativa en tu vida, eso querrá decir que fue una muy buena elección.

Después de toda esta reflexión ya casi estaba llegando al trabajo, sin embargo también me dí cuenta que la principal razón de porqué criticamos a otra persona, ya sea por su ropa, por lo que hace, por su religión, por la música que escucha, etc. es porque les envidiamos que ellos hayan encontrado algo que los haga felices mientras que a nosotros eso mismo que criticamos no logramos que nos haga feliz.

18 comentarios:

  1. ¡Fuera auriculares!, ¡¡¡Pensemos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las contraindicaciones de pensar mucho vienen en la letra chica.

      Eliminar
  2. Dos años de terapia resumidos en cinco párrafos.
    Sin comentarios :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y gratis! bah, si querés hacer una donación, avisame por mail y te paso el número de cuenta. :o)

      Eliminar
  3. Efectivamente, si no eres feliz una forma de creerte que eres feliz es criticar a los demás. Si uno está satisfecho consigo mismo, sabe que lo primordial es respetar la opinión y los gustos de los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo en la libertad individual sin que esto afecte a un tercero.

      Lo que provoca al que critica es la envidia de que el otro haya encontrado algo que lo hace feliz.

      Eliminar
  4. Puede que tengas razón y critiquemos por envidia, pero es muy triste, que nos gusten mas las vidas ajenas que la propia. Te podría decir que yo no critico, que me fijo poco en los demás, pero supongo que en algún momento he censurado el comportamiento de alguien.
    Saltibrincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que entender que somos diferentes y que, por suerte, nos hacen felices diferentes cosas.

      No creo que sea criticable algo que haga feliz a otra gente, sin que eso afecte a un tercero.

      Eliminar
  5. Para no cambiar nunca tenemos que vivir en función del otro. Para tratar de cambiar hacia la paz interior hay que hacer algo muy difícil que es entrar en nosotros mismos sin pensar o solo pensar en el ritmo de nuestra respiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que saber y poder combinar esa visión con nuestro día a día.

      Eliminar
  6. Justamente estoy leyendo un libro sobre crianza de los niños, las penitencias y todas esas cosas, y justamente estoy en el capitulo de darle obligaciones a los niños, y explican justamente eso, hacer cosas que no nos hacen felices pero el resultado sí nos da una felicidad.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata la vida, de intentar ser feliz, y muchas veces los medios para lograrlo no nos resultan tan placenteros. Es ahí donde un tiene que hacer un balance y pensar si vale la pena el esfuerzo.

      Eliminar
  7. a veces pensar en todo lo que no me gusta de mi día me hace limpiar los propios pensamientos y acciones, caigo en el cuestionamiento de si son realmente necesarias, qué tanto de obligada de hacerlas estoy... en general debo hacerlas porque necesito sobrevivir... y desde ese punto de vista las hago pensando en que es sólo un momento de mi día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También se puede pensar la forma de sobrevivir haciendo cosas que nos gustan.

      Eliminar
  8. Es increíble, pero a mí me pasa al revés, si llevo auriculares la música me hace pensar, mientras que si estoy a oídos desnudos, me distraigo con los ruidos, conversaciones, etcétera, y no puedo pensar.
    Para reflexionar.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante visión. Parece que los disparadores de pensamientos en cada uno son diferentes, y eso, para mi, es una buena noticia,

      Eliminar
  9. La vida no tiene sentido, la gracia es pasarla buscándolo...

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco creo que el objetivo sea ir buscando el sentido de la vida.

      Eliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?