Positivismo

¿Qué raro somos los seres humanos, no? Sé que no es nada original lo que digo, pero por eso no deja de ser una realidad.

Queremos ser felices, pasarla bien, pasar buenos momentos…pero sin embargo nos sale mucho más fácil andar contando por ahí nuestras penas que nuestras alegrías. No hablo de las grandes tragedias, ni tampoco de los grandes momentos de felicidad, sino de las pequeñas cosas cotidianas.

Para ejemplificarlo, una escena típica es la del ascensor, que viajás con alguien conocido, pero que tampoco es tu amigo. Generalmente se habla del tiempo, pero pocas veces de una forma positiva. Si está feo, es natural que pobre se hable mal de él, pero si está lindo la frase siguiente es : “Está lindo pero no para estar acá trabajando.”. Es decir, que nunca se le ve la parte positiva.

Como el ejemplo anterior hay miles, cuando alguien nos pregunta qué tal estamos, nuestro cerebro se pone a buscar alguna razón para no estar tan bien y contarla. Sí hasta cuando estamos bien muchas veces decimos: “Estoy bien, no me puedo quejar”….cómo que no te podés quejar??? Querés quejarte y no podés??? Te sentís mal por no encontrar algo de qué quejarte???

Te propongo empezar a compartir más las pequeñas alegrías, y vas a ver como la gente se sorprende al momento en que se las contás. Algo tan simple como decir que estás contento porque no había tráfico en la calle, o porque te hiciste un rico desayuno, o simplemente te levantaste contento y no sabés por qué. Vas a ver como esa energía positiva se va contagiando, en lugar de buscar alguna pena o algo que no nos haya hecho sentir bien. A dejar ese paradigma de que hay que ser pesimista en las conversaciones banales, seamos positivos!

Ah! hoy me sonrió una chica por al calle, y me alegro el momento.

14 comentarios:

  1. Jajajaja, es verdad, debe ser que el ser humano ha nacido para querer sufrir siempre por algo¡¡¡. Hoy no llegué tarde al trabajo y por eso estoy contenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno! De eso se trata, de valorar las pequeñas cosas, y compartirlas.

      Parece un juego de quién sufre más, en vez de probar con jugar a ver quién està más contento.

      Eliminar
  2. Somos contradictorios los humanos! Por ejemplo, te tiro esta frase que me decian de chica en mi familia: "No hables con extraños"..Che y como nos hicimos de amigos entonces?? ademas, he llegado a confiarle cosas a extraños que nunca mas volvi a ver en mi vida, y te juro que fue una experiencia maravillosa! pero bueno, como diria mi abuela "el cristiano nunca esta conforme" :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apenas naciste hasta tu propia familia eran extraños! Menos mal que no les hiciste mucho caso.

      Eliminar
  3. Si me hubiese sonreído una chica en la calle me hubiese puesto contento y hubiese escrito un post positivo como este. Pero hasta el momento no sucedió. Salgo a dar una vueltita y vuelvo a contarte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probá ser vos el primero que sonríe, probablemente recibas otra como respuesta.

      Eliminar
  4. Hoy ha sido estupendo, no ha pasado nada en especial ni nada no especial pero ha sido estupendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocas cosas son mejores que estar feliz sin saber por qué.

      Eliminar
  5. Tienes toda la razón, mi madre dice que nos quejamos por vicio, y eso no está nada bien, hay que cambiar esa actitud.

    ResponderEliminar
  6. Cosa complicada esta de la felicidad, sobre todo cuando se está en búsqueda de la propia. A veces sentimos una agradable sensación de felicidad con la desgracia ajena o medimos nuestra felicidad en función de lo que pensamos que los otros envidian de nuestro estado. Creo que es un tema difícil porque,sin duda, la felicidad consistente en una relajada y alegre forma de ver la vida está dentro de nosotros mismos.Y no tenemos el coraje de buscarla ahí porque podemos encontrar, antes de llegar, exactamente lo contrario de lo que queremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me refería a pequeñas alegrias, no a la felicidad como algo más abarcativo.

      Eliminar
  7. Aunque el titulo me hace pensar en otras cosas (basta sociologo de mi! no se refiere a ese positivismo tan horrible!) debo admitir que las pequeñas alegrias son grandes momentos.
    A mi me alegra soberanamente escuchar musica que no conozco, encontrarme bichos en la calle y afeitarme... raro raro! jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Generalmente las pequeñas cosas que nos hacen felices suelen ser "raras" porque para cada uno son diefrentes.

      Es bueno saber identificarlas y ponerlas en práctica para alegrarnos los días.

      Eliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?