Arriesgar

El otro día caminando por la calle escuché que una amiga le decía a otra:

"El NO ya lo tenes asegurado, con arriesgar no perdés nada.'

Esta es una frase que escuché varias veces y seguro vos también lo hiciste, e incluso probablemente también la hayas dicho en alguna que otra ocasión.

Lo primero que te viene a la cabeza cuando escuchas esa frase, es que es obvia y es casi imposible estar en desacuerdo, entonces...¿Por qué muchas veces nos cuesta arriesgar si aparentemente no hay nada que perder? Es ahí donde ya no parece tan obvio, porque sino seríamos muchos más los que arriesgaríamos si no hubiese nada que perder.

Pensando un poco en esta situación me dí cuenta que es una falacia decir que ya tenemos el NO como respuesta, lo que tenemos en realidad es incertidumbre acerca de lo que podria llegar a pasar. Por lo tanto hay algo que SI perderíamos para siempre en el caso de arriesgar y recibir un NO como respuesta, que es la esperanza de que podría haber llegado a salir bien. En eso reside la duda al momento de arriesgar, a que antes de dar ese paso, siempre hay esperanzas de que salga bien, y después de arriesgar, para bien o para mal, esas esperanzas desaparecerán.

Lo que uno debe analizar al momento de arriesgar es si es más fácil convivir con la incertidumbre de lo que pueda llegar a pasar, teniendo esperanzas de que salga bien, o sobrellevar el rechazo ante un resultado negativo luego de haber arriesgado.

Hay que tener en cuenta que cuando uno arriesga, las cosas pueden salir mal, pero...y si salen bien?

29 comentarios:

  1. Arriesgar, yo nunca lo hago, pero por no hacerlo sin dudar digo, arriesgar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno siempre quiere lo que no tiene. ¿Será que el que siempre arriesga preferiría ser más cauto?

      Eliminar
    2. Entiendo que el que arriesga no actúa con tanta precaución.

      Eliminar
    3. Depende de cómo se mire, dónde reside la cautela del que no arriesga? Porque, cautela hacia qué si no arriesgas? Sin embargo el que arriesga conoce las reglas, sabe que puede salir bien o mal y aún así va a por todas. Es como todo, como ser imperfecta de tan perfecta ser. Matices.

      Eliminar
  2. Bien lo dijiste, siempre se arriesga algo; algo que se tiene y podría perderse o la esperanza de que pueda suceder. Hay veces que no se quieren seguir agregando fracasos a la larga lista, pero eso no tiene mucho sentido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con vos, pero si tan poco sentido tiene...¿por qué nos cuesta tanto arriesgarnos muchas veces? ¿Acaso entonces nos sentimos más cómodos con la incertidumbre?

      Eliminar
    2. Pareciera que sí, que preferimos la incertidumbre al fracaso. Solamente mi impresión

      Eliminar
  3. Arriesgar, siempre arriesgar, la duda no nos da nada, no produce. Es como tu dices no tenemos el no y no tenemos el si, no tenemos nada.
    Arriesguemos.
    Me has hecho pensar y a estas horas 1:26 de la noche las meninges está buscando acomodo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin querer me ayudaste con mi entrada anterior de este blog, creo que una de las razones de este blog, es provocar que pensemos y reflexionemos.

      Eliminar
  4. Yo me arriesgo... cuando realmente creo que vale la pena, aunque pueda ser un no, lo prefiero a tener ese miedo que paraliza y no me deja seguir. Porque aunque resulte un no, saberlo me permite continuar buscando otros si.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de arriesgar cuando vos crees que vale la pena, es que por ahí tu intuición te falle y valía la pena arriesgar en otras tantas ocasiones.

      Eliminar
    2. Yo creo mucho en que las cosas pasan por algo... o no, y también es por algo. entre mi intuición en eso o no

      Eliminar
    3. Yo también creo que las cosas pasar por algo, y ese algo es la energía y ganas que uno le pone. Generalmente eso sube muchísimo las probabilidades de que algo suceda.

      Eliminar
  5. A veces uno está seguro que el resultado será un sí, entonces uno se arriesga de cabeza, otras veces no tienes idea del posible resultado y sigues con la incertidumbre que cuando se prolonga es incómoda, y otras veces sabes a ciencia cierta que será un no, entonces no vale la pena arriesgarse. Cuando persiste la incertidumbre es que dentro de las posibilidades está el sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto si estás seguro del sí, o del no, no implicaría ningún riesgo actuar. No tiene el valor que implica actuar bajo incertidumbre cuando uno ya conoce la respuesta.

      Eliminar
  6. Estoy completamente de acuerdo contigo. Eso de "el no ya lo tienes" (a mí me lo dijeron mucho) siempre me pareció una tontería. Mejor tener el temor a que ella no me quiera, pensaba, que saberlo con certeza.

    atlantis2050.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mágico de arriesgar es que existe la posibilidad, aunque uno no confié en ella, de que ella te responda que si, y ahí tu realidad cambie para siempre

      Eliminar
  7. Yo creo que el fondo de la cuestión es que nos cuesta arriesgar por que nos dan miedo los cambios, sean éstos para bien o para mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy raro, porque preferimos un status quo que no nos hace feliz, a arriesgarnos a algo diferente pero que nos plantea cambios importantes..

      Eliminar
  8. Yo me decanto siempre por arriesgar, la incertidumbre me mata y prefiero vivir sabiendo que lo he intentado a vivir pensando en lo que habría sido

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá todos pudiéramos actuar así con tanta facilidad.

      Eliminar
  9. Yo soy de las que siempre arriesgo (menos a la lotería que no me gusta),y no me va mal. A mis hijos, cuando me piden consejo, siempre les digo: "El NO ya lo tienes".
    Siempre me quedaría la duda del ¿Por qué no lo hice?.
    Creo a pié juntillas que las oportunidades son únicas y solo se presntan una vez en la vida.¡Yo siempre iría a por todas, aún sabiendo que existe la posibilidad de que salga mal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá hubiera tantos valientes como vos! Envidio tu punto de vista y forma de actuar...

      Eliminar
  10. leyendo todos los comentarios, seria arriesgar con su debida precaución.
    En materia de negocios siempre nos ha dicho que si te arriesgas a cosas nuevas, no lo apuestes todo y si lo vas a apostar todo, asegúrate de que vas a salir victorioso. :)

    ResponderEliminar
  11. Suena medio contradictorio eso de arriesgar cuando uno esté seguro que va a salir victorioso.

    ResponderEliminar
  12. Yo si soy muy arriesgada, aunque debo confesar que si no salgo afortunada me siento un poquito decepcionada, pero no me baja el ánimo para la próxima !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es totalmente normal que si no salis victoriosa te desepciones, pero lo valiente es, a pesar de eso, seguir arriesgando.

      Eliminar
  13. Arriesgar, en los términos hablados, significa confrontar con alguien para lograr algo.Si obtenemos un SI diáfano y claro la confrontación termina bien. Si es NO, no debiera alarmarnos por haberlo considerado como posible pero.... suceden cosas que no teníamos previstas: Como decís bien se acaba la esperanza y nuestro ego nos regaña por haber perdido.Yo prefiero arriesgar sintiendo que tengo el SI ganado y si después no resulta sigo mi camino pensando que hice lo posible.

    ResponderEliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.

¿Te gusta este Blog?