Amor, Casualidades, Destino...

"Yo no sé si Dios existe, pero si existe, sé que no le va a molestar mi duda." (Mario Benedetti)

La verdad es que coincido bastante con Mario Benedetti en esta frase. La mayoría de las veces en que me pongo a debatir conmigo sobre la existencia de Dios , y no me refiero a ningún Dios en particular, sino refiriéndome a algún ser superior, me cuesta ponerme de acuerdo. Los peor de todo es que a pesar de llegar a una conclusión, al día siguiente en que me pongo a pensar sobre el tema, suelo contradecirme en relación a la conclusión que había llegado la última vez.

Igualmente, tal como dice Mario Benedetti, no creo que si existiese ese Dios, se molestara porque yo dude de su existencia. Él más que nadie debería saber entender las dudas que representa creer en su existencia ante determinadas situaciones, y más a un ser tan racional como suelo ser yo muchas veces.

Relacionado un poco con lo anterior, y enfocándome más en el título de esta entrada, también me surgen dudas acerca de la existencia del destino. Es decir, si nuestro camino está predeterminado, y todo termina sucediendo por algo. La realidad es que suelo inclinarme casi siempre más por creer en el libre albedrío que en la existencia de ese ser superior que tiene pensada una “misión” para cada uno en este mundo.

Por lo tanto, si solo tuviera que responder con un “si” o con un “no” acerca de si creo en el destino, me inclinaría por la segunda respuesta. El problema surge cuando no creer en el destino resulta contradictorio con otros pensamientos.

Por ejemplo, me resulta muy difícil al mismo tiempo no creer en el destino, pero si creer en el amor para toda la vida, creer que existe esa persona especial y única que nos complementa y hace que a partir de conocerla nuestros días sean mucho más felices.

Si no creo en el destino, la probabilidad de que esas dos personas se crucen en este mundo sería casi imposible. No solo coincidir en un tiempo determinado, que no sería poco, sino encontrarla entre las 7.000.000.000 de personas que somos en este mundo. Entonces esas personas que dicen haberlo encontrado, si no es por obra del destino, o bien la casualidad estuvo a su favor, o ese amor probablemente lo podrían haber sentido también por otra persona.

Por lo tanto, o bien creo en el destino y en la existencia de esa persona especial con la cual me cruzaré (si aún no lo hice) o no creo en el destino y espero que se den esas casualidades, que son menos probables que ganas 5 veces seguidas la lotería.

P.D.: Todo lo dicho anteriormente puede ser contradicho por mi mismo en cualquier momento, tanto lo de creer en el destino como en el amor para toda la vida.

13 comentarios:

  1. Lo que necesitas es una teoria unificadora, como tu, a veces creo en Dios y otras no, pero referente al Destino lo tengo considerablemente claro, mi teoria (que te la presto si quieres) es que todos tenemos un Destino, pero que al mismo tiempo tenemos libre Albedrio, de esta forma la meta es le mismo, pero que tan dificil, comodo, feliz o angustioso sea el camino depende de las decisiones que tomamos, Algo asi como que todos los caminos conducen a Roma, pero algunos caminos son mas divertidos o mas peligrosos.

    ResponderEliminar
  2. Creer en Dios y al mismo tiempo en el libre albedrio no se contradice, xq Dios nos creó libres y somos libres de hacer lo que queramos, y Dios sigue existiendo igual..o alguna vez bajó y te dijo ''lo que hiciste esta mal''...simplemente te deja ser. Personalmente creo que el amor de la vida se construye, no se encuentra. Por eso es que uno puede olvidar a alguien y ser feliz con otro, xq se va construyendo de a poco. Sino como estas seguro de que el amor de tu vida no esta en la otra punta del mundo? Seria imposible. Claramente, se construye. Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hadazul --> Me gusta tu visión del tema, y hay días es los que pienso igual, y otros no.

    Anónimo --> Me pude haber expresado mal, pero quise que se entienda que la existensia de Dios contradice la existencia del libre albedrio. Con respecto a la segunda parte de lo que dijiste, entiendo entonces que crees que no existe esa "media naranja", sino que encontramos a la más compatible, y la vamos amoldando.

    ResponderEliminar
  4. No! No se contradice..el hombre hace la suya aunque exista Dios xq Dios mismo le dio libertad. Igual si no crees en nada, al divino botón que lo discutamos. Y referido a la media naranja, no es que hay una sola mujer para mi. Puedo ser feliz con cualquiera con quien construya el dia a dia. Sino no hay manera de encontrarse a la indicada. Por eso, el tiempo todo lo cura. El amor de tu vida finalmente es quien compartio todo con vos.

    ResponderEliminar
  5. Me equivoque en lo que puse en el comentario, perdón, pienso exactamente como vos, je. Puede existir Dios e igualmente existir el libre albedrio.

    ResponderEliminar
  6. gracias por el comentario, esta lindo todo por aca tambien.

    ResponderEliminar
  7. los 3 temas que tocaste en esta entrada son algo complejos... la existencia de dios aveces suele variar, osea, hay dias en que ponemos toda nuestra fe en el, y otros en los que ni nos acordamos... creo que el destino no esta escrito, uno lo va haciendo a medida que pasa el tiempo, nosotros no venimos al mundo con una mision ya predestinada sino que la creamos nosotros mismos. No se tampoco si creer en las casualidades, todo tiene un porque, pero al decir eso, algo tiene que ver el destino.. En fin me gusto lo que escribiste, tu blog esta bueno, es personal y eso me gusta.

    saludos

    ResponderEliminar
  8. Si hoy tuviera que responder con solo un "si" o un "no", diria que creo en Dios, no creo en el destino, y si creo en el amor para toda la vida.

    ResponderEliminar
  9. Iba a opinar algo mas sensato pero el leer los comentarios y releer tu texto me marearon jajaja.
    Yo te diria que elijas creer en lo que te haga feliz, sea Dios, el destino, el albedrio o como lo quieras llamar.
    Personalmente prefiero creer en el Dios y el destino lo va trazando uno mismo y esta bueno pensar que alguien te cuida en ese caminar.
    Y como vos decis, si hay dos personas en el mundo que se encontraron y fueron felices, deberia ser una prueba de que se puede dar, prefiero creer que mi media naranja anda rodando divertida por algún rumbo y que tarde o temprano nos vamos a encontrar.
    Beso!

    ResponderEliminar
  10. Intentar racionalizar a Dios, es bastante optimista, no? Somos seres demasiado limitados para encuadrar en nuestra cuadrícula racional al único Ser infinito y a sus misteriosas obras. Si científicos, físicos y matemáticos como como Albert Einstein, Leibniz, Galileo Galilei, etc, creian en ese Ser Superior que intentamos racionalizar, utilizando frases como "Dios no juega a los dados con el Universo" (Einstein), aludiendo a que nada es casualidad, ¿porqué dudamos nosotros? Personas que han revolucionado la física y la ciencia, cuya capacidad mental les ha permitido ir más allá de lo fáctico y descubrir los secretos de la ciencia y del mundo, CREEN EN DIOS. Reconocen y claudican ante sus misterios. Supongo que sabían de lo que hablaban. Mis capacidades intelectivas está muy lejos de aproximarse siquiera a estos científicos, pero sí creo en Dios y es porque me han ocurrido muchas casualidades verdaderamente impresionantes. Como si estuvieran planificadas, ni siquiera organizándolo a drede hubiera salido mejor. Verdadera magia en movimiento.

    ResponderEliminar
  11. ¿Ves que tengo razon? ¿Que necesidad de decir lo que dios hace o no hace...? ¿No les da el buen sentido la noticia que nada sabemos de cosas abstractas....? Lo unico que se puede decir de lo que no sabemos es NADA..., o entrar en la lista de REVERENDOS PELOTUDOS.....¡Ay este domigo va a ser mi final....!

    ResponderEliminar
  12. aunque tardío, un "aporte" sobre el amor y el Destino de la mano del queridisisisismo Julio: http://www.youtube.com/watch?v=sAR-zeON5vA&noredirect=1

    ResponderEliminar

Sería un placer saber qué pensás sobre lo que acabás de leer.